Igualdad en la educación

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El título de mi entrada de hoy fue el motivo de una discusión que tuve con unos amigos profesores hace poco, aunque no es la primera vez que me hablan de este concepto.

Pero, en realidad, ¿qué es la igualdad en educación? ¿A qué se refiere el término? ¿A la igualdad en cuanto a oportunidades de educarse en general? ¿O a la igualdad de curriculum escolar? ¿O a la igualdad de tener acceso a la educación?
Estoy de acuerdo con que todos somos iguales y tenemos derecho a acceder a una educación, sin una educación mínima no podríamos ser autónomos, ni podríamos aprovechar todas las oportunidades que se nos presentan en la vida, ni nuestros propios talentos y habilidades.
Pero nada más.
Porque estoy un poco harta de esta frasecita que parece tan políticamente correcta, pero lo único que hace es generalizar necesidades y posibilidades.

En realidad no acabo de entender ¿por qué deben saber TODOS LO MISMO? Es decir, para mí la educación DEBE ser distinta según el niño. Y no me refiero a que unos deben saber menos y otros más, sino que todos deben saber desenvolverse y ser autónomos, pero cada uno aprenderá a hacerlo a su manera, con un paquete de conocimientos y talentos distintos, y en ritmos y tiempos distintos.

La igualdad debe encaminarse hacia este objetivo, que todos tengan las oportunidades para desarrollar SUS propios talentos y posibilidades.

Además la educación básica en cuanto a conocimientos significa bastante menos que lo que hay en el currículo nacional que está demasiado denso hasta para un adulto. Si igualdad en educación significa  que todos tenemos que tragarnos y memorizar los mismos libros de texto y las mismas nociones teóricas, ya vamos mal. Primero por la gran cantidad de información que se pretende que memoricemos. Y segundo porque no a todos nos interesan las mismas informaciones, ni nos ayudarán en la vida o las necesitaremos siquiera.
Porque al final uno aprende lo que necesita o le despierta el interés, y en función de esto ordenará su vida y sus aprendizajes. Las pasiones y las necesidades ofrecen la motivación interior – el único motor para el aprendizaje real.

Y si nos referimos a la educación básica desde el punto de vista de las habilidades, pues eso es algo más complejo porque aquí la variedad es infinita y uno se tiene que adaptar al material que tiene, no intentar adaptar el material al método.

Por dar un ejemplo práctico y algo trivial, pero válido: si yo tengo varios trozos de tela de distintos tamaños, texturas y dibujos, está claro que para cada uno necesitaré un patrón distinto e incluso una tecnología de costura distinta (no es lo mismo coser lana que seda o algodón)… si hay esta variedad tremenda en las telas, ¿por qué suponemos que en los seres humanos – mucho más complejos y diversos – no hace falta una variedad incluso más grande para atender las necesidades educativas y emocionales de todos para, así, ofrecer de verdad igualdad de oportunidades para todos?

Aquí os dejo con esta pregunta. Me gustaría que reflejáramos más en la igualdad real de oportunidades en educación y menos en imponer un paquete de informaciones elegidas por un puñado de “expertos” sin pensar en las motivaciones personales de cada ser humano de este planeta.

Dos cosas que los niños aprenden en el colegio y que yo aborrezco

niños en el cole

En el colegio los niños van a aprender muchas cosas, algunas maravillosas y sorprendentes, otras bastante superfluas que no son significativas, algunas útiles y otras que jamás les ayudarán a tener una vida mejor ni más interesante. Pero no es hoy ese el tema sobre el que os invito a reflexionar, aunque, otro día, hablaremos sobre el curriculum y sobre si, verdaderamente, es necesario que aprendan lo que aprenden. Hoy, de lo que queremos hablaros, es de otras ideas que, implícitamente, son transmitidas por la estructura y la organización de la escuela tradicional y que son mentiras y que son, además, muy peligrosas. Creo que es mejor hacerlas visibles y señalarlas, pues negarlas solo sirve para que sigan agazapadas, como un curriculum oculto, que daña a los niños y a toda la sociedad.

La obediencia es un valor.

Es cierto que, en la vida, nos veremos obligados a obeder a jefes o autoridades, incluso cuando nos pidan cosas que no nos agradan, nos hacen infelices o son aburridas, molestas o estúpidas. Es cierto, también, que algunas leyes son necesarias para mantener una sociedad justa y que se espera que los ciudadanos las obedezcan, incluso si no están conformes con ellas.

Sin embargo, no podemos olvidarnos que la capacidad de desobediencia es indispensable para el progreso del Hombre. Han sido los desobedientes los que han luchado contra los tiranos, han desmantelado las injusticias y han abierto nuevos horizontes en el mundo y en el conocimiento.  Si no desobedecemos las normas, costumbres, leyes y mandatos que consideramos injustos, incorrectos o que nos reducen las expectativas, nuestras vidas tendrán mucho menos sentido.

Cuando a los niños se les inicia en la escolarización la obediencia se convierte en un valor en sí, y cuestionar normas o estructuras está fuertemente rechazado. Puede que luego, con el tiempo, se intente explicar el valor que han tenido algunos personajes que se levantaron contra la opresión, pero, en general, las normas escolares estarán fijadas y no se alentará a cuestionarlas y mucho menos a desobedecer no ya lo que protege la integridad de los niños, sino lo que se espera que hagan, coman, sientan, estudien, escriban, pinten y vistan.

A los niños se le marca la hora a la que tienen que despertarse para acudir al centro, la manera en la que deben moverse por los pasillos, a que pueden jugar y cuando, donde se tienen que sentar, que tienen que hacer en cada momento del día y hasta de qué color y donde deben escribir su nombre en una hoja. No hay más que obedercer cada norma y regla, aunque sea superflúa y absurda.

 

La autoridad sabe la verdad sobre las cosas y sobre como hacerlas

Del mismo modo que la libertad, la justicia y los derechos se han conseguido gracias a los desobedientes, el conocimiento humano ha avanzado gracias a los que se cuestionaban las verdades establecidas. Una escuela pensada para alentar el espítitu crítico, la experimentación y el pensamiento científico es posible, pero no establecería sus bases en una estructura como la que conocemos. La idea de que una autoridad, independientemente de quien sea, es la fuente del conocimiento y quien conoce las respuestas o nos enseña los procedimientos para hacer cualquier cosa, teniendo la potestad de evaluar el desempeño, es desasosegante. El profesor sabe las cosas, te dice cuando hacer y como hacer, desde la manera en la que debes coger el lápiz, cuando tienes que empezar a leer te sientas o no interesado o si tus respuestas a un ejercicio o exámen son las adecuadas. En realidad, el estudiante, poco tiene que opinar sobre esto y siempre sabrá donde hay que buscar la fuente del saber, la autoridad presente o la autoridad de los libros de texto.

Quizá os ha pasado que vuestro hijo llega a casa con algún ejercicio, como, por ejemplo, una división, y cuando, si tiene dudas, les contáis como hacerla, os responderá que “no se hace así” mientras, casi obsesionado, copia el enunciado y coloca cada dato en la columna tal y como le han enseñado que debe hacerse. Y si no os ha sucedido, congratulaos, tenéis suerte.

Lo que el niño piense, crea o sepa realmente es irrelevante, lo que cuenta es que sepa lo que le han dicho que tiene que saber y haga las cosas de la manera en la que le han marcado, con sentido o no, que deben hacerse.

Con estas premisas no habrá cambios en el mundo porque les habremos enseñado que todo está marcado, que no tiene sentido hacer las cosas de otra manera ni, desde luego, sirve de nada quejarse o luchar contra la autoridad injusta… o al menos, les resultará muy difícil hacerlo, porque no solo no les han enseñado sino que los han disuadido. Y no es lo que yo quiero.

En realidad, estas cosas, no son obligatoriamente responsabilidad de la escuela, sino de la sociedad que la modela, y no son, desde luego, inevitables. De hecho, en la Pedagogía Blanca precisamente os ayudamos a educar, en casa y en el colegiol, de manera que estas cosas no sucedan y podamos dar a los niños la mejor base para convertirse en ciudadanos que actúen con libertad de criterio y con responsabilidad real.

Mireia Long

 

 

¡Qué curioso!

Curioso

¡Qué curioso!

Un día nos visitó Héctor, un amigo de mis hijos con un talento asombroso para todo lo que le apasiona. La verdad es que en casa se le admira bastante.

Él estaba de vacaciones escolares pero, como nosotros no tenemos fechas definidas, teníamos pendiente terminar un trabajo y le pregunté si le apetecía hacerlo con ellos. Accedió, con gusto, sin saber de qué se trataba, porque sabe que nuestras “clases” son divertidas.

El trabajo consistía en realizar unos cálculos espaciales, volúmenes, superficies, áreas… Qué curioso… Hicieron el trabajo en grupo, llegando a acuerdos en segundos, repartiéndose las tareas de modo equitativo, sin quejas, sin protestas… Sacando todos los datos sin error porque, si uno dudaba, entre los tres encontraban la solución.

Qué curioso. Por lo visto, ésta manera nuestra, tan rara, de explicar las cosas y llevarlas a cabo, y obteniendo el mismo resultado… es más interesante.

Qué curioso que los niños prefieran métodos activos de aprendizaje. El nuestro, sin duda, lo es. No existen las clases magistrales en casa, aunque a veces vamos a escuchar a expertos en alguna materia que sí suelta un sermón, jejejejejejeje… Sarna con gusto, no pica.

El caso es que lo pasaron genial. Hicieron un estudio exhaustivo sobre el espacio que les rodeaba y se rieron un montón mientras recopilaban los datos y planteaban las fórmulas y operaciones.

Un día de clase estupendo. Gracias, Héctor!!!

El círculo de Lola.

Recursos para “tirar del hilo”: la serie Doctor Who

15780944_10155067143032446_6796161948321231836_n

Queremos comenzar este año con el compromiso de darte una idea de Pedagogía Blanca cada semana. Y comenzamos hoy con nuestra recomendación para que no os perdáis el especial navideño de Doctor Who, una de nuestras series favoritas que cada año nos soprende en estas fechas con un capítulo muy especial. Vedlo con los niños, es completamente adaptado a ellos aunque no sea realmente solo una serie infantil. Luego podéis “tirar del hilo” y comentar los temas que se hayan tratado en ella. Ya veras como les encanta.

 

cabecera-post

La serie completa es un recurso que hemos usado mucho. Cada capítulo es una oportunidad para “tirar del hilo” e investigar con vuestros hijos y alumnos (o vosotros mismos) una gran cantidad de temas: los viajes en el Tiempo, la estructura de la realidad, los Universos Paralelos, el impacto de nuestras acciones, la Guerra y la Paz, Roma, la Inglaterra Victoriana, Shakespeare, Dickens, Roma, el amor, la libertad, los medios de comunicación, la manipulación mental… ofrece todo un programa educativo al que solo hay que atreverse a mirar.

Incluso hemos ido a convenciones de fans de la serie, lo que ha supuesto una experiencia socializadora muy enriquecedora.

Ya nos contaréis.

Mireia Long

Feliz Navidad os desea la Pedagogía Blanca

tumblr_nh3qi6dqtt1s3hxeoo1_500

Feliz Navidad para todos.

Deseamos que en estos días disfrutéis muchos de la familia, las reuniones, los reencuentros, y que le saquéis el jugo al tiempo de juego en familia y a esas complicidades con vuestros hijos que hacen que cada día sea inolvidable, y que el nuevo año que se acerca os traiga todos vuestros mejores deseos hechos realidad.

¡Feliz Navidad!

Saturnalia.

1366_2000

Las Saturnales son la cara pagana de la Navidad y a los niños les encantan como les gustan las Navidades. La celebración cristiana toma la mayoría de sus tradiciones habituales de las Saturnales romanas y para las familias que no quieren hacer una fiesta con matices religiosos es una alternativa bastante parecida.

Hace poco una amiga me contó que un familiar le había dicho a la niña una cosa muy desagradable: “si no eres cristiana no puedes celebrar la Navidad”. Aunque estoy segura de que es un comentario poco habitual (y con una mala intención de no muy navideña) lo cierto es que la Navidad es, como ya os adelantaba el otro día cuando os hablaba de Sol Invicto, la heredera de fiestas más antiguas de las que ha tomado parte de sus tradiciones y no está de más saberlo por si acaso tenéis algún familiar grosero como el de mi amiga o si os incomoda celebrar una fiesta religiosa.

Saturnalia se celebraba en Roma del 17 al 23 de diciembre, en honor a Saturno como dios de la cosechas. Había un gran banquete y fiesta pública, financiada por el Estado, que abría 5 días de fiestas en las que había derroche, comilonas y se dejaba mucha más libertad a los esclavos. Las casas se adornaban con velas, plantas, flores y, con lo que les gustaban a los romanos, seguro que guirnaldas de colores. Las familias se visitaban y se hacían regalos.

Posteriormente este tipo de fiesta, culturalmente muy enraizada en Roma, se vio incluída en las fiestas cristianas. Asi que si alguien le dice a los niños que no pueden celebrar Navidad si no son cristianos, siempre podéis contarles la historia de las Saturnales, que son el antepasado pagano de la Navidad y en ellas había fiesta, familia, adornos, banquetes y muchos regalos también.

Mireia Long

«¿Deberes en Navidad? No, que los niños estén más tiempo con sus padres»

ways-to-help-kids-learn-during-christmas

La periodista Gema Lendoiro entrevista a Mireia Long en ABC sobre los deberes en vacaciones de Navidad.

Es una queja constante en muchísimos foros y debates en la red entre las madres: la excesiva carga de deberes que los profesores ponen a los niños. Parece claro que llegados a una edad, adolescencia, deben reforzar en casa pero, ¿qué pasa con los alumnos de primaria? Niños de entre 6 y 9 años que apenas disfrutan de tiempo libre para jugar y que, al salir de clase, enseguida están con los deberes. Algunos restándole tiempo al sueño. ¿De verdad es esto necesario?

No son pocos los países que tienen encendidos debates sobre este tema. De hecho en Francia están prohibidos por ley desde 1956 para los niños de primaria y muchos colegios se saltan esa norma, motivo por el que asociaciones de padres ya en 2010 elevaron sus protestas a través de las asociaciones de padres llegando incluso a la huelga. En otros sistemas educativos, como el siempre laureado finlandés, no existen los deberes en primaria. De hecho comienzan la escuela a los 7 años.

¿Qué pasa en España? La realidad es que, a pesar de que cada vez más expertos en pedagogía, educación y psicología alzan sus voces explicando que los deberes en primaria no sirven absolutamente para nada y, además, son perjudiciales, se sigue cargando a los niños con tantos trabajo que, dicen los expertos, al final llegan a secundaria hastiados y con poca motivación.

En unos días comienzan las vacaciones escolares navideñas y muchos niños se llevan grandes cantidades de deberes lo que hace que apenas puedan disfrutar del tiempo libre, tan necesario a esas edades para su correcto crecimiento.

La Pedagogía Blanca, auténtica precursora a la hora de formar a profesores con ganas de cambiar las cosas, incide muchísimo en este punto en sus cursos online. Mireia Long, una de sus fundadoras, considera que no son necesarios en esta etapa de la educación. «Las vacaciones son indispensables para los niños y precisamente en Navidades es cuando menos deberíamos plantearnos que hicieran deberes de ningún tipo. Primero por ellos. Sus días lectivos ya suelen estar cargados entre el colegio, los deberes y las actividades extraescolares y suelen tener poco tiempo para jugar, pensar, leer lo que les apetezca o divertirse con sus familias. Ahora sencillamente es preciso dejarles desconectar y que aprovechen su tiempo para hacer todo lo que no pueden hacer a diario».

El tiempo de juego, autoconocimiento y refuerzo de las relaciones afectivas con sus familias es un aprendizaje también, importantísimo, del que, añade Long, «salen reforzados los valores familiares, la autoestima y les da la posibilidad de reconocer quienes son, buscando por ellos mismos actividades lúdicas y educativas a su medida».

Tampoco debemos olvidar que muchos niños necesitan a sus padres para hacer los deberes, por lo tanto este punto también hay que tenerlo en cuenta. «Hay quienes tienen a diario una pelea con sus hijos por las tareas escolares y eso hace que su relación se haga muy tensa. Les va bien un tiempo en el que puedan conocerse de verdad y disfrutar de cosas que les hagan felices. Los padres pasan ahora poco tiempo con los niños y es muy importante que aprovechen el que tienen para conocerlos mejor, descubriendo sus talentos, los temas que les fascinan, conversando y jugando con ellos, porque ese tiempo no volverá y porque, además, una relación de confianza se sustenta en esos momentos compartidos», concluye Mireia.

«Además, puntualiza, las fiestas navideñas suelen estar recargadas de compromisos, comidas, compras y salidas para hacer ocio o turismo. No es necesario complicarlas adicionalmente con una fuente de obligaciones suplementarias que tampoco van a aportar nada. Si los padres quieren salir de vacaciones o ir a hacer visitas es bastante penoso ver al niño arrastrando su mochila y rompiendo esos tiempos de disfrute por tener que ponerse a hacer tareas».

Pero, ¿por qué motivo los profesores, casi de manera sistemática, ponen deberes a los niños? ¿Qué les impulsa a hacerlo? Para la experta en pedagogía, «los padres y los maestros parece que temen dejar a los niños sin deberes. Los maestros lo hacen por dos motivos, algunos porque sinceramente piensan que los alumnos olvidarán lo aprendido si no lo repiten continuamente o que van a perder, por un par de semanas, el hábito de estudio. Otros maestros, también es cierto, simplemente los ponen porque los padres o el colegio no se plantean otra cosa y los mandan casi forzados».

Mireia Long recalca la importancia de reflexionar por qué existe el temor a que los niños olviden lo aprendido si no lo machacan: «Realmente, explica, un aprendizaje significativo y duradero se basa más en la comprensión y asimilación de conceptos que en la mera repetición mecánica. Otra idea que se detecta es que hay que tener obligaciones, pero todos necesitamos también tiempos de libertad y desconexión. Y no olvidemos que la verdadera responsabilidad necesita, además de una supervisión externa, un compromiso personal, un deseo auténtico de hacer cosas que consideramos importantes», concluye.

Preparando las bases de unos adultos comprometidos

Mireia Long recuerda que «en las empresas punteras y en los mejores equipos de investigación se valora mucho el compromiso personal que nace de dentro, del deseo del individuo de convertirse en un experto en un tema concreto y eso no se logra de un día para otro, para eso es importante que la Educación formal permita que los alumnos descubran qué cosas son las que les emocionan y les apasionan, qué cosas quieren descubrir y qué cosas son las que les hacen querer saber siempre más y más. Para lograr que los niños sepan eso de ellos mismos y lo experimenten hay que dejarles tiempo libre, ofreciéndoles experiencias educativas variadas pero dándoles la oportunidad y el tiempo de dedicarse a ellas».

«Estoy convencida, añade, de que si damos a los niños herramientas, tiempo libre y buenos materiales educativos nos van a sorprender con la manera en la que gestionan su deseo de conocer. Un libro sobre el cuerpo humano o los volcanes, un documental, una visita a un museo, internet supervisado por los padres o una tarde de juegos de mesa inspirados en la Historia son experiencias educativas igualmente valiosas. Y los niños luego querrán profundizar en alguno de esos temas. Todo suma y todo es necesario, pero son las vacaciones el mejor momento para que puedan hacerlo».

También los propios padres piden deberes. Parece que hay una cierta conciencia colectiva de que si no les pone deberes a sus hijos el colegio no funciona bien. Mireia Long cree que esto es debido a que «les preocupa que sus hijos pierdan ritmo de estudio y se vean perjudicados, pero es una cuestión de costumbre, de mentalidad, y eso hay que cambiarlo dándoles confianza en que ellos ahora pueden aprovechar para enseñarles muchas cosas importantes también sobre el mundo, las empresas, la Naturaleza, los valores humanos y la importancia de las relaciones interpersonales».

En las vacaciones navideñas podemos, además de dejar mucho tiempo para el juego libre, programar actividades de todo tipo: visitar museos, hacer juntos algún taller educativo al que permitan la asistencia de toda la familia, ir al campo o a alguna ciudad con bellos monumentos históricos, leer juntos un libro en voz alta, cocinar, hacer manualidades… son muchas cosas maravillosas que harán que los niños aprendan, disfruten y recuerden a sus padres como las personas cercanas y amadas que seguro queremos que recuerden que somos.

Sol Invicto, festividad del Solsticio de Invierno con los niños

a2f3ed8fa275e0d1ac14a14d27f6cafd

Mañana podemos celebrar una fiesta muy especial, la antecesora de las Navidades y una verdadera Natividad pagana: el Sol Invicto. Nosotros cada año hacemos una ceremonia y un festejo ese día, que ha tenido, históricamente, una enorme significación.

Los niños disfrutan mucho de la fiesta de Sol Invicto y, si queréis,, podéis hacerla vosotros en casa, adaptándola libremente a gusto de vuestra familia. Vamos a hacer una fiesta infantil aprovechando esta fecha.

En nuestras Navidades paganas con los niños celebramos Sol Invicto con velas, oscuridad y luz, reflexión, despedidas y deseos de año nuevo. Con una comida alegre de celebración, juegos, abrazos, regalos y alegría. Una fiesta de la Vida que siempre se renueva. Os explico más adelante como lo hacemos en mi casa y como los niños participan.

La fiesta pagana de Sol Invicto

La fiesta pagana de Sol Invicto es el Solsticio de Invierno, el día más corto del año y, por tanto, la noche más larga. Parece que el Sol, padre de toda la vida terrestre y del que todos los seres vivos dependemos, estuviera muriendo, cada vez iluminando menos. Pero esta noche marca su renacimiento, su vuelta a la vida y su renovación.

Con el Sol Invicto (no vencido por la Noche eterna, por la muerte) e Invencible (no será nunca vencido, al menos mientras estemos los seres humanos en la Tierra, pues le quedan unos cuantos billones de años) todos podemos celebrar el nacimiento de ese Dios primigenio, solar y luminoso.

No en vano la Navidad, como bien ha explicado hace poco el Papa en un libro, no sucedió en estas fechas. Incluso aceptando como real el relato del Evangelio es lógico pensar que los pastores no pernoctarían en pleno invierno al aire libre.

La fecha de la Navidad se colocó lo más cercana posible a esta fiesta ancestral y pagana del Sol Invicto, Yule, nacimiento de Horus o de Mitra (dioses solares también con bastantes seguidores en por primeros siglos de la Era Cristiana). Jesús nace cerca del Solticio de invierno, como Dios naciente, simbolizando y absorviendo el significado de los nacimientos de los dioses más antiguos.

La fiesta de Sol Invicto comenzaba en el Solsticio y continuaba varios días hasta seguramente el equivalente a nuestro 25 de diciembre. Nosotros hacemos esta fiesta en el Solsticio, precisamente para poder hacer también la fiesta cristiana de Navidad con nuestros familiares que la prefieren. Pero, ¿qué sabemos de esta fiesta?

¿Qué sabemos de la fiesta de Sol Invicto?

Los romanos, el 17 de diciembre, comenzaban Saturnalia, siete días de celebraciones en honor de Saturno en las que se rompían esquemas sociales, se reunían las familias y se intercabiaban regalos. Culminaban el 25.

Además, a lo largo del Imperio, fue haciéndose oficial la fiesta de Sol Invicto, correspondiendo a la extensión del culto al dios solar oriental Mitra, que tenía muchos seguidores especialmente entre los soldados. Durante los dos primeros siglo de la Era Cristiana, la fiesta y el culto de Sol Invicto fue potenciado por los emperadores que intentaban unificar una religión común al Imperio, hasta finalmente, elegir el Cristianismo como aglutinador de los grupos paganos, gnósticos, orientalistas y cristianos que pugnaban por conseguir ofrecer ese sentimiento religioso común que parecía ser necesario en la época.

No sabemos mucho de la fiesta concreta de Sol Invicto, que incluíria los festejos propios de Saturnalia y el significado salvífico del culto a Mitra, con sacrificios, bautismo y un fuerte componente moral. El saludo y agradecimiento al Sol que volvía a alargar los días comenzaría, podemos inferir, la mañana siguiente al Solsticio, culminando el día 25, cuando se hace evidente el alargamiento de los días y se elegía como natalicio de los dioses solares.

Mi propuesta de Navidades paganas con los niños: Sol Invicto

Como os decía nosotros hacemos esta fiesta de Sol Invicto mañana por la noche, con el Solsticio. Decoramos la casa con flores rojas y adornos llenos de colores fuertes, y con muchas velas anaranjadas, amarillas y rojas, simbolizando la caída de la Luz.

Al atardecer encendemos todas las velas, de forma que la casa entera esté iluminada. Es el momento de despedir el ciclo que termina. Cada uno escribirá en un papel las cosas por las que está agradecido en este año, lo que ha aprendido y también aquello de lo que quiere despedirse y dejar atrás en su vida. Podemos ayudar a los niños a expresarlo con palabras si no saben escribir y hacerlo por ellos pues parte de la ceremonia posterior implica un papel con esas cosas explicadas. Les encantará hacerlo. De fondo, para darle a la fiesta más emoción, podemos poner música solemne.

En un caldero o una cazuela entonces quemaremos los papeles con los agradecimientos y las cosas que dejamos atrás, observando como se consumen en el fuego. Es un momento muy emocionante en el que sentiremos como los niños nos toman las manos y se impresionan gratamente de la magia del momento. Por supuesto, atención a sus reacciones, ellos son lo primero y ninguna programación debemos seguir llevándola adelante si se sienten incómodos.

Cuando todo esté preparado iremos, entre todos, ya sin música, apagando las velas hasta dejar la casa en total oscuridad (si a los niños les asusta, podéis dejar una pequeña luz, que no se va a ofender el dios). Unos minutos de silencio para reflexionar, tiempo de despedida y renovación de votos para el año que comienza.

Volvemos entonces a poner música, subiéndola poco a poco (¿qué tal la primera de Mahler?) e iremos encendiendo nuevas velas, blancas ahora, para simbolizar la nueva luz tan potente que ha regresado a llenar el mundo de vida y de fuerza. Muchas velas, para que parezca que el día se ha hecho.

La persona que conduce la ceremonia debería tomar la palabra entonces para expresar toda la alegía que nos ofrece la vida, el amor que compartimos, la ayuda que nos vamos a brindar unos a otros. La fiesta de Sol Invicto habla de la renovación, de los planes y deseos, de la posibilidad, incluso, de una vida eterna personal o general, para cada uno según sus creencias.

Es el momento de decirnos cosas hermosas los unos a los otros, sentidas y reales, recordándonos los lazos que nos unen y la confianza en que podemos conseguir nuestros sueños. Podemos, también, hacer un pequeño regalo a los niños, algo especialmente, que podamos compartir todos en la fiesta que comienza. Por ejemplo, un juego de mesa o de construcción que haremos juntos. Mañana. mi hijo Héctor y su amiga Aurora, mis invitados infantiles a Sol Invicto, recibirán un Pictionary, que va a darnos un buen rato en familia cuando finalice la fiesta.

Para terminar, cada uno puede escribir sus deseos para el año siguiente y sus propósitos, pues ningún deseo se cumple sin el esfuerzo y el empeño personal. Ese papel lo guardaremos bajo la almohada por la noche, para recordarlo, y podemos guardarlo todo el año. Os aseguro que mis deseos del año pasado en Sol Invicto se han cumplido.

Como no es cuestión de hacer un Taurobolio (matar un toro y bautizarnos con su sangre) como hacían los adoradores de Mitra, la cena puede ser como deseemos. Debería, si no somos vegetarianos, incluir carnes rojas o de caza y una bebida del color de la sangre. Nosotros, más que el vino especiado, prepararemos un ponche de leche sin alcohol con miel, canela, vainilla y colorante alimentario rojo con el que brindaremos por el Sol Invicto y el nuevo año.

Si sois capaces de pasar la noche en vela o de madrugar mucho, por la mañana, al amanecer, habría que ir a un sitio al aire libre para poder saludar al Sol Invicto, aunque a eso, lo confieso, o me comprometo.

Con esto termino mi propuesta para que mañana podáis uniros a nuestra celebración de Navidades paganas con Sol Invicto y que podáis hacer con los niños una fiesta sencilla pero llena de magia buena, la de los deseos hermosos.

Mireia Long

Decora esta Navidad con Lego

shapeimage_1

 

Hay muchas formas de decorar nuestros hogares en Navidad, con piñas, manualidades múltiples, velas, cenefas, nacimientos, árboles, etc.

Hoy os traigo una propuesta que me encanta, porque es divertida, bonita, y muy activa para los niños. Es una propuesta de Chris McVeigh quien nos comparte sus guías con las piezas que necesitamos y como se construye cada pieza. ¡Es fantástico!

Aquí podéis ver  una de sus guías para ornamentos navideños, y aquí la otra guía que pone a disposición de todos en estas fechas.

Espero que os encanten y que os regalen muchas horas de diversión. La página de Chris es una maravilla.

Azucena Caballero

Cuaderno de Navidad de Meninheira

1366_2000

Os propongo este precioso Cuaderno Navideño de Educativos Meninheira que seguro que os da muchas ideas para que los niños disfruten aprendiendo.

Rellenando este cuaderno podéis guardar un hermoso recuerdo de las fiestas de este año, además de permitiros proponer a los niños muchas actividades interesantes y pensadas especialmente para ellos.

En el Cuaderno Navideño de Educativos Meninheira, que, por otro lado, cuesta solo 4.84 euros, encontraréis un diario de vacaciones, muchísimas sugerencias de manualidades, plantillas para tarjetas y adornos, historias sobre los más habituales símbolos navideños, una agenda y otras muchas propuestas que seguro que harán las delicias de los pequeños. Os lo recomiendo, a mi me ha encantado.

Hay versión en castellano y en catalán.

https://www.etsy.com/es/shop/Educativosmeninheira

 

El cuaderno de Navidad para niños representa no sólo una fantástica herramienta para practicar la lectoescritura, la composición, etc. de una forma diferente, divertida, si no que además convierte estas fechas en un recuerdo maravilloso al que volver con el pasar de los años.

♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥
ÍNDICE DE CONTENIDOS DEL ARCHIVO:
♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥ ♥

♥ Ideas para llenar el cuaderno con más materiales ajenos al imprimible.
♥ Sugerencias de manualidades para hacer estos días.
♥ Calendario de adviento para hacer en papel.

♥ Las hojas del cuaderno son las siguientes:
1- Diario de vacaciones
2- Impresos de listas
3- Historia de las postales de Navidad
4- Historia de la flor de Pascua
5- Agenda de direcciones para apuntar a quien enviar las postales navideñas
6-Historia del árbol de Navidad
7- Simbología de la decoración más típica del abeto navideño
8- Listado de los adornos del árbol
9- Recetas de Navidad originarias de…
10- Recetas de familia
11- Historias familiares de Navidad
12- Nuestras tradiciones familiares
13-Lista de cosas para hacer
14-Lo que más me gusta de la Navidad
15-Libros para leer en Navidad
16- Películas para ver en Navidad
17- Plantillas de páginas
18- Esta Navidad la he pasado con…
19- Firmas y dedicatorias
20- Calendario-Agenda
21- Dibujos para recortar y pega:
22 – Actividades Manuales: Plantilla para elaborar tarjetas
23- Actividades Manuales: Plantilla para hacer unas bolas de adorno
24- Actividades Manuales: Plantilla para realizar un abeto de Navidad
25- Actividades Manuales: Plantilla para realizar un angelito navideño
26- Actividades Manuales: Plantilla para realizar un muñeco de nieve
27- Actividades Manuales: Plantilla para realizar un hombrecito de gengibre
28- Actividades Manuales: Flor de pascua
29- Actividades Manuales: Calendario de adviento

En total, más de 40 páginas distintas con información para elaborar tu cuaderno de Navidad que irá creciendo año tras año convirtiéndose en un bonito recuerdo familiar.